viernes, 3 de enero de 2014

MUJER INTENSA


Mujer,
que esta noche te me entregas
como el trigo al molino que muele,
tu piel perfuma de luna
mi lecho que te recibe desnuda,
beso tus pechos de miel
con la sed que me despierta el deseo,
en tu boca dejo mis besos
como racimos de uva,
bajo descalzo a tu reino de primavera
para santificar mi lengua en tu templo,
te alzo atalaya sobre el horizonte
de mi corazón que te abraza,
siembran tus ojos miradas que besan el alma,
te anudo, te tejo, te ciño
como el mimbre carnal que nos hace cosecha,
reconozco solamente en tu boca mi nombre,
leo en tu piel mi propia vida de argonauta
y mientras la noche se funde al cielo
su negro alquitrán de profunda marea,
mi vida te recibe santificada hostia
que se me regala desnuda como musa y diosa,
y en la dulce intensidad de tu corazón que me muerde,
desde tus ojos hasta la huella de tus dedos en mi costado
te recibo, Mujer, como un regalo de divino
que entre suspiros y susurros,
entre jadeos y sudor,
entre juncos que danzan en tus caderas
y el trigo de tu cabellera en mi rostro,
beso a beso te transformas en mi carne.

Mañana despertaré
con la primavera de tu vida
en el otoño de la mía...

©Walterpineda2014


Publicar un comentario