jueves, 25 de agosto de 2011

TEJIENDO




Bajo la sombra de la luna,
En total comunión con la noche,
el viento era una espiga madura,
como una manzana su desnudez se ofrecía
deliciosa en la tentación del mordisco,
carne ansiosa que entre sus manos
hambrienta ardía como una estrella.

Ella desnuda era un altar en llamas
Ella vencida era una boca entreabierta
Ella abrazada al naufragio era una alondra

Respiración agitada como una ola
Sus manos tejieron sus pechos,
escalaron su cima,
acariciaron sus flancos, besaron su copa.
le robo todos los besos hasta convertir su boca en deseo
la acaricio tanto que trasmuto sus huesos en hoguera,
se anudo a ella, ciego, sudoroso, agitado,
hambriento como lobo por luna,
ciego como poeta en la locura de sus versos,
se hundió en la tibieza de sus carnes,
vencido de angustia, húmedo de miradas,
tejiendo caricias, húmedos besos,
latidos en llamas, segundo supremo…
oleaje profundo tejiendo
grillos cantado, poeta escribiendo…
Publicar un comentario