lunes, 28 de febrero de 2011

MUJER ERES TU MI FUEGO Y MI COSECHA


Eres el fuego que me consume furioso en sus leños
Eres el fuego que abrasa, derrite y me hace tu miel
Eres el fuego que en mi boca es una llama húmeda
El fuego que en mi sangre es fisión y fusión en tu piel.

Eres en mi corazón una llamarada de astros y cobre
Eres en mi corazón una veta interregna de luceros
Eres en mi corazón una marea latente de hojarasca
Eres en mi corazón una hoguera de rojos cerezos.

Mujer, eres Tu mi dulce fuego profundo y mi cosecha
Mis manos son las que tejen en la greda de tus fibras
Mis manos son las que aran en tus trigales húmedos
Y son las que saben de memoria tu loca geografía.

El fuego carnal que mi tierra brava me dio por gen
El fuego que en mis ojos acinarios ríe y te vulnera
El fuego que en mis manos es tormenta y te caricia
Solamente en TI, mujer, es una ardiente hoguera.

Son mis ojos dos leones que te devoran desnuda.
Tengo solo para ti una siembra intocada de anhelos.
Son mis dedos diez pinceles sobre el telar de tu piel.
Es la gravedad de mi boca la que atrae solo tus besos.

Eres tu mujer que me anclas al muelle de tu corazón
Eres tu mujer la que me perfuma la vida con tu vida
Eres tu mujer la que me da vida en cada amanecer
Eres Tú la que me alimenta como el pan de cada día.
Publicar un comentario