lunes, 28 de febrero de 2011

TE SIENTO VIVA EN MI


Te siento amor tejer en mi piel con tus dedos
Redes cálidas de escalofríos y brisas desnudas.
Te siento Mujer apegada a mi cuerpo sudada
Navegar entre besos de miel y miradas de luna.

Quemo pensamientos como estrellas la noche
Consumo como naranjas y uvas nostalgias vivas
Tengo en mi lengua el sabor de una orquídea
en mi crisol profundo como llamarada, tu vida.

Eres simplemente tu mujer que amo y cosecho
el leño desnudo para el fogón de mi existencia.
Te necesito siempre al costado de mi silencio
Para mirarme en el espejo de tus ojos cautivo.

Para este poema que aquí arde solo necesito
que me des la savia de tu rosal perfumado,
los lácteos pétalos de tus pechos fina alondra,
el panal enloquecido de tu boca de arándano.

Tú provocas el frenesí de avispas en mis venas
Soy este hombre que solo navega por tu silencio.
Mis pensamientos te abrazan cuando estás sola
y son tristes si te vas lejos en las hoja del viento.

Sentir el roció de tu perfume, humedece mi alma
Sentir tus pasos en mi alcoba enternece mi vida.
Sentir abeja sensual tu vuelo entorno a mi lecho
Me hace desear tu corazón de miel y leche cálida.

Se enciende mi corazón como antorcha nocturna,
te busca latente para poder sobrevivir la soledad,
lleno de sed por tu boca se vuelca en tu copa,
te bebo desnuda como si tu fueses una luna llena.
Publicar un comentario