lunes, 24 de noviembre de 2014

DELACIÓN COMPENSADA



Me declaro culpable
Aquí en este ilustre tribunal de poetas y juglares,
que ella por mi culpa sin descaro ni decencia
se desnudó entre versos y besos y miradas que queman,
y embrujado yo escalé por las colinas de sus pechos,
hice hostia perfumada con su harina,
aré campesino y ciego en sus huertos,
tallé su cintura entre mis dedos como cántaro,
y en su boca de manzana fui culpable
de mordiscos y pecados,
descalzo bajé a manantiales prohibidos a beber
entre sus piernas húmedas de rocío y alba,
me revolqué con ella sola
libremente como carne y deseo
entre sombras y estrellas alcahuetas,
soy culpable de este pirómano silencio
que robó entre llamas sus suspiros,
y en la arena tibia de la noche,
con los grillos como cómplices insurrectos
culpable soy de segarle a fuego fulminante,
verso a verso beso a beso
en los trigales más profundos,
donde se me regalo como fruta
la luna bruja en noche llena.


©WalterPineda2014
Publicar un comentario