lunes, 17 de noviembre de 2014

MUJER EN LLAMARADA Y POESÍA


La noche se hace cómplices de nuestros deseos
besos y miradas una sola hostia
carne a carne confesamos nuestras almas
nuestras bocas pecan y comulgan sus secretos
cuerpos anclados en un muelle intenso y profundo
caliente sudor evapora nuestros latidos
sentimientos que son razones de locura
Yo, te vivo en cada verso que encuentro en Ti
En el suave y tibio roce de tus pechos
En tus muslos que como una trampa me atan
En tus caderas y su embrujo de oleajes
En tu boca pecadora que me santifica
En tu cabellera que cae en cascada sobre mi rostro
En la desnudez que en horcajadas me sostiene
Yo, astronauta de tu universo navego ciego y sin descanso
Yo, robándote suspiros como uvas y manzanas
Yo, olvidándome del mundo en tus brazos
Yo, en ti burlándome de la muerte
Yo, en Ti emigrando al horizonte de tus ojos
Yo, envuelto en el perfume de tu luna
Tú, siendo en mi piel...mi carne
Tú, siendo en mi carne...mi alma
Tú, tocando mi alma con el roce de tus alas
Tú, esencia de mi vida
mi aliento en tu mejilla
mi aire en mi pulmones
mi sed y hambre en mi angustia de poseerte como tierra
Tú, siendo en mi alma...Mujer en llamarada y poesía.



Publicar un comentario