lunes, 28 de marzo de 2011

PROPOSICIONES



II
(Cuando tú me invades)

Vienes a mi silenciosa como una brisa de violetas.
Te vuelves el beso sensual y libre que me vulnera.
Mi corazón se doblega al contacto de tus manos,
a la locura profunda de tu fina boca hambrienta.

Dulce manzana pecadora por solo una mordida.
Tú te acerca. Se vuelven mantequilla mis sentidos.
Tú me cercas con tu perfume de mujer en celo
Ay, cómo se altera todo mi sistema planetario.

Es tu boca roja el manjar que me deja sin aliento
Es tu lengua motivadora de mareas a plena vela.
Todo en mi te llama y te acepta esencia desnuda,
Cierro los ojos para vivir vencido a tu tormenta.

Tomas de mí la miel necesaria para tu enjambre,
me trasformas en tu panal predilecto, dulce abeja.
Tomas de mí, enredadera que escalas por mi piel,
Ese trigo carnal de tu vientre que se rebela y quema.

Te sabes mi dueña, te siente mi reina, eres mi mujer.
Tú eres el trigo, la cebada, el pan que me alimenta.
Soy yo la tierra, la marea, la cuadratura de tu esencia.
Somos tu y yo, más que lecho, más que beso y menta.

Tú me invades, mujer con el enjambre de tus besos.
Tú me haces con tu ternura de diosa en penitencia.
Soy para tu hambre, soy para tu sed, come, bebe…
Y déjame esta noche sembrar en Tu huerto mi poesía.
Publicar un comentario