lunes, 2 de mayo de 2011

LUNA DE OTOÑO - II- Agonías




II

Agonías

A veces me pesa los recuerdos
con sus vías crucis de sombras
A veces me duelen los rostros
que ame y me amaron
Y ahora son parte del inventario de silencio.

La luna de otoño,
fría y vetusta que cuelga de la noche
me trae agonías silenciosas a mi corazón.
Encadenado a una hojarasca cobrizas
escalo enredadera por el muro de cal del olvido,
donde escribo nombres que se cubrirán de polvo
y recuerdos que se cubrirán de roció,
fotografías donde me encuentro prisionero,
fechas donde existí y donde me mataron.
Zapatos viejos con viejos pasos ya sin ecos,
leo poemas que nadie leerá excepto el olvido,
y escucho voces lejanas que me llamaron por mi nombre,
por mi nombre que sabía a cobrizas amapolas y sulfurosa platería.
Y ahora que la luna es una pálida hoja vegetando en el cielo,
En el humo de un cigarro me disuelvo.

No me gusta la nostalgia,
Me humedece demasiado el alma
Y me hiela ardiente las heridas de mi corazón.
Publicar un comentario